• Angelina' Blog

Pensamientos Nuevos y Libres

Actualizado: jun 10

ENtrevista a Neus Bosch, o, de como a pesar de...Podemos volver a elegir.




El primer encuentro con Neus fue inolvidable, nos conocimos en una excursión a Montserrat, queriendo hacer una foto me caí y un esquince en el tobillo me inmobilizó unos cuantos días, no por ello pensé que empezásemos, como se suele decir, con mal pie.


El siguiente encuentro fue en su casa, junto a otras amigas con las cuales pasamos un día en el que aprendimos todo lo que pudimos acerca de temas y afinidades coincidentes.

Neus fue una anfitriona maravillosa, su casa en Vilanova i la Geltrú es tranquila y transmite esa energía de las personas que han viajado por el mundo y se han traído aquellos pedacitos de felicidad que han colocado en una mesa o en los claroscuros del jardín.

Ella mira al mar desde una ventana blanca y azul, pero incluso en esos, sus momentos de quietud, puede decidir de repente coger la bicicleta y acercarse a cualquier pueblo cercano del Garraf, puro nervio.

Es un motivo de alegría presentaros a Neus Bosch, ocupa su tiempo, entre otras cosas, en diferentes proyectos de voluntariado, ha ido encontrando el sentido a su paso por este mundo a través de algunas experiencias duras y dolorosas, ahora hace limonada con los limones que, como canta Kiko Veneno en aquella bella canción, le dieron en toa la frente.


Ella desde su salón y yo desde el porche, nos vemos a través de la cámara del ordenador, el resultado de sus generosas respuestas queda aquí escrito, deseo que su vivencia pueda aportar a las vuestras ese pedacito de felicidad, que, al igual que algunas figuras de su jardín, alumbran esos rincones sombríos por los que a veces transitamos.


- ¿Quién eres hoy en día?


Alguien diferente a quien era ayer, y a quien era hace media hora, estoy en constante aprendizaje y movimiento. Si he de definir la pregunta de quién soy como ser humano, te podría decir mi nombre, mi profesión…Soy una persona, un alma, que está experimentando todo aquello que me trae la vida, ¿Cómo me siento diciendo esto? Pienso en la esencia de estar en este mundo, para experimentar, aprender, y sobre todo para divertirme, para darme cuenta de cuántas cosas divertidas hay en la vida, que es algo que no hace tanto tiempo descubrí…Que a esta vida no venimos a sufrir, ni a ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente, ni a aprender que la letra que con la sangre entra, sino que venimos a hacer otras cosas.

Creo que soy alguien que ha venido a conocer al otro, a recibir y a transmitir. Y lo que siento es que se puede recibir y transmitir con mayor facilidad es una escucha, un acompañamiento y respeto mutuo. Y sobre todo es amor. Es una transmisión de amor.

- ¿Cuál es el proyecto en el cual estas implicada en estos momentos de tu vida?

Hemos organizado con una compañera de la misma Formación Académica un proyecto de acompañamiento en el sufrimiento y el duelo; yo aprendí sobre la marcha a través de mis experiencias personales, conocí la Fundación Paliaclinic , donde recibí formación para en el acompañamiento emocional a personas en proceso de final de vida.

Participo en dos voluntariados con Cruz Roja, uno en Inteligencia Emocional a mujeres en el Departament d'Ocupació, y otro acompañando a personas mayores que viven solas.

También en el Auditorio de Barcelona a personas con Alzheimer en sesiones de Musicoterapia.



Estos días, con una compañera, también hemos creado un voluntariado para acompañar durante el confinamiento a personas que no han podido despedirse, Acompanyament Vital en Temps de Crisi.

Todos nos hemos enfrentado a diferentes situaciones de duelos aún no elaborados, la pérdida de libertad, las posibles pérdidas de salud o el trabajo; es muy importante que seamos conscientes de que tendremos emociones que no sabremos de dónde vienen, y es de esta situación que estamos viviendo. Tardaremos tal vez un tiempo a darles un espacio en nuestras vidas. Hay una factura vital que nos pasará este confinamiento, es importante que las personas puedan expresar sus emociones.

- ¿Que lo que más te gusta hacer?

Acompañar a personas.

Es algo que he empezado a hacer a partir de descubrirme a mi misma . Entender quién soy, escuchar las emociones que hay en mi interior, que me pide cada emoción y darle sentido a todo ello que yo misma me pedía sin saberlo.

Durante muchos años he ido sintiendo como un pollo sin cabeza, sintiendo y actuando, sintiendo y actuando, y me he dado cuenta de que primero hay que ir hacia adentro, y después puedes ir hacia afuera, y antes de actuar, escucharme, ver que me estoy pidiendo a mi misma.

Vivimos en un mundo en el cual somos seres sociales, en el que continuamente nos interrelacionamos e interactuamos yendo hacia afuera, hablamos para contestar, no para escuchar o entender al otro, sino que en el momento en el que el otro habla ya estamos pensamos o maquinando nuestra respuesta, he descubierto que pararse a escuchar al otro pasa primero por parar a escucharse uno mismo.

Este es un proceso en que este periodo de confinamiento me ha enseñado mucho, he tenido la oportunidad gracias a la tecnología, de poder acompañar a otras personas, ha habido acompañamientos muy bellos…

Me doy cuenta de cual es mi sensación cuando estas conversaciones acaban, pues veo que hay un gran enriquecimiento mutuo, aprendo de todas estas personas que en principio me llaman para aprender de mí.

Cuando verbalizo algo, en relación a lo que la otra persona me esta demandando, veo que no solo se lo estoy diciendo a ella sino también a mi misma, además, lo estoy haciendo real, porque ¿Qué pasa en relación con este tiempo de confinamiento?

En nuestra mente hay mucho ruido, hemos tenido muchas horas para escucharnos, pero no hemos hecho nada real, simplemente son pensamientos que están con otros pensamientos que están en la mente pero que hasta que no los verbalizo o los escribo, no se hacen reales, entonces tengo un montón de ideas, tensiones y preocupaciones que realmente están conviviendo en la mente sin materializarse.

En el momento en que las puedo hablar con alguien, es cuando las puedo empezar a desgranar, y esto es una vertiente muy bonita del acompañamiento, porque a menudo las personas te hablan de situaciones duras o que no están gestionando bien a nivel emocional, y una vez las ponen sobre la mesa, ellas mismas le encuentran sentido, acompañar tiene también que ver con ayudar a la persona a que encuentre sus propios recursos para sanar sus conflictos, yo lo único que hago es recoger la información que me dan y devolverla, porque a menudo cuando la verbalizan, ya encuentran el camino. Es muy bonito acompañar esto, porque al mismo tiempo que yo acompaño a otro, veo que todos tenemos conflictos relacionados, de este modo, también me estoy acompañando a mí.

- ¿Qué acontecimiento ha cambiado o definido tu vida?

Ha habido varios, muy importantes, el primero, como marcador de vida, la muerte de mi pareja.

Es un antes y un después en mi manera de ver y vivir en el mundo, yo vengo de una familia donde el control era muy importante, porque había un padre enfermo.

Lo que aprendí no tiene fin, mi padre estuvo enfermo muchos años, lo mas importante en esa vivencia , era que se tenia que tener todo controlado. Todo. Y si no era así, sufríamos.

Incluso el control y el marcaje que le hacia a mi pareja era brutal…el iba al trabajo en moto, le decía por ejemplo, cuando llegues me llamas, y pensaba que viviendo así las cosas iban bien, obviamente también me había criado en una familia donde había mucho miedo a la muerte, de eso no se hablaba, y de repente, la muerte vino a visitarme a mi casa, la vi en mis manos, y yo que sufría tanto porque a mi marido no le pasara nada yendo en moto, cayó fulminado en mis brazos.


Esto me hizo girar del todo durante mucho tiempo, lo que esto significó y aprendí de esta experiencia para mi es que no controlamos nada, y esta pandemia nos lo ha confirmado, pensamos que tenemos control sobre nuestra vida y salud, y nos ha demostrado exactamente lo mismo que lo que yo viví hace 11 años, que el mal viene de repente y no podemos ni gestionarlo ni controlarlo, simplemente, llega.

Aprendí que el control no sirve de nada, que yo funcionaba de una manera y al no conocer otra, pues era la mía, ya me estaba bien. A partir de aquí empiezo a estudiar cómo funciona nuestra mente a través de la PNL (Programación neurolingüística), diría que es el segundo camino más importante que me ha marcado en la vida, pues me permite entender que está pasando en mi consciente e inconsciente, pues puedo empezar a traer todos esos duros pensamientos, en los cuales no podía entrar… no podía entrar en el momento en el que veo muerto a mi marido; el inconsciente guarda toda la información tal cual la hemos vivido, con los mismos sentimientos y emociones, es como una cajonera llena de cajones pequeños, cada situación que vivimos, el inconsciente la graba, con todo, lo guarda todo, con los sonidos, con los colores, con la luz que hay, con las emociones que hay implícitas, y cierra el cajoncito, obviamente, cuando vamos al recuerdo, y abrimos ese cajón, está todo como lo dejamos, yo entraba a ese momento, y empezaba a llorar.



La mente tiene esta facilidad, de hacerte vivir algo como presente aunque no esté pasando en presente, y el cuerpo reacciona a esta información, aprendí a abrir aquellos cajones y cambiar esas emociones que estaban implícitas en esas grabaciones, y darme cuenta de que eso ya había pasado, que se había elaborado un duelo, un trabajo emocional importante y volverlo a guardar con esos nuevos sentimientos y emociones, pude ir a todos esos momentos duros de mi vida y los limpié, me dio una gran libertad, una nueva manera de pensar, me fui a Inglaterra a estudiar con los mejores, hice el Máster en Hipnosis Ericksoniana, y conseguí formarme como experta en Inteligencia Emocional en la Universidad.

Aprendí que a partir de cambiar yo, todo mi entorno empezó a cambiar, mi relación con los otros, el trabajo, el jefe...En ese periodo me despiden del trabajo cuando estaba haciendo el Máster en PNL, gracias a eso lo viví como un regalo, el segundo más importante de mi vida, el primero fue nacer.

Me dieron tiempo y dinero, seguí estudiando, tras dejar el trabajo en una multinacional durante 27 años como secretaria, las personas se empezaron a acercar al ver los cambios que se operaban en mí, a escuchar aquello que tenia que decir, al principio eran compañeras del trabajo, habían pasado por la misma experiencia laboral que yo, el despido, lo veían desde el drama más absoluto.

Yo lo veía como oportunidad, teníamos tiempo y dinero ¿ Porque no hacer aquello que sentíamos de corazón? Recuerdo abrazos, recuerdo que lo veían de otra manera, eso era mi confirmación de que eso era un nuevo camino para mí, entonces decidí dedicarme a acompañar a personas.

- ¿Quiénes son tus héroes?

Son todos aquellos que superan situaciones traumáticas desde la resiliencia, es decir, que a pesar de ese dolor o sufrimiento, son capaces de adaptarse, superar y aprender de esa vivencia.


- Si pudieras escoger una época de la historia de la humanidad a la cual te pudieras trasladar ahora mismo, ¿Cuál sería?

Años 20 y 30, Harlem, New York, bailando swing.


- Tu película preferida.

Memorias de África. De hecho recuerdo los diálogos de memoria.

Durante este aprendizaje, hay un punto de inflexión, en el que me doy cuenta, certeramente, de que hemos venido aquí para experimentar y aprender, que no hay nada para catalogar como bueno o malo, todo esto es una experiencia. Cuando lo siento y me lo creo, y vivo de esta manera, desaparece una mochila enorme que había llevado 50 años, esto me permite irme sola a la India, hacer mil viajes y vivir mil experiencias, porque pase lo que pase es algo que yo he de aprender, esto me da la máxima libertad.



- ¿Con qué canción te gusta bailar?

EL swing me gusta mucho, en una obra de teatro en la que participé, Novecento de Alesandro Barico, incorporamos Shiny Stockings el actor traía alguien del público, era yo, mientras el recitaba bailábamos unos pasos de swing, nunca en mi vida hubiera pensado que pisaría un escenario, y eso ocurrió cada día durante un mes.




“No estás realmente jodido mientras tengas una buena historia y alguien a quién explicarla” -dice Novecento-".


- Tu libro de referencia.

Me impactó mucho 100 años de Soledad de Gabriel García Márquez…De qué manera tenía de entrar en la realidad y la ficción, vi que yo allí perdía el control, yo quería que se fuera por allá, que era lo lógico, y el ( Jose Arcadio Buendía) se iba por otro lado, se iba a Macondo.


- ¿Qué pregunta importante te has hecho últimamente a ti misma?

Desde hace 11 años,una recurrente, en momentos de buscar algo más, me pregunto que he venido a hacer aquí, no porque tenga dudas, si no porque encuentro nuevas respuestas, que van variando con el tiempo, y esto me lleva a seguir en esta rueda de vida.



Para terminar. Vamos con algunas preguntas del CUESTIONARIO PROUST


* ¿ Cual es tu palabra preferida? Amor

* ¿Palabra que menos te gusta? Incivismo

* ¿ Que es lo que más te gusta hacer? Bailar

* ¿ Y lo que más te desagrada? La falta de respeto

* EL sonido que más te gusta...La música

* Sonido que más detestas...Los gritos

* Palabrota preferida...Hostia!

* Aparte de tu profesión, ¿Cuál te hubiera gustado hacer? Soñaba con ser secretaria, ahora sueño con hacer lo que hago ahora.

* ¿Qué profesión no harías jamás de los jamases? No me lo he planteado nunca, vender humo, engañar a la gente.

* SI el Cielo existiera, ¿Qué te gustaría que te dijera Dios al llegar a sus puertas? WoW! ¡Bienvenida!

* ¿ Qué te gustaría ver justo un segundo antes de morir? Amor, me gustaría ver amor.


Gracias, Neus.