• Angelina' Blog

ÓRbitas elípticas.

¡ Con qué sumo cuidado, ante mi marcha,

puse bajo cerrojo fruslerías

para hallarlas intactas a la vuelta

libres de falsas manos custodiadas!

Soneto XLVIII, William Shakespeare.


Para las buenas gentes que se dedican al buen arte y sapiencia del estudio y observación de los astros y planetas, estos son días festivos: Eclipses, lunas nuevas o llenas para vaciar en océanos de espejismos e ilusiones , ascensos y descensos, grados, retrógrados o elípticos, trígonos, cuadraturas y conjunciones!

Mareas, que suben y bajan, ondas luminosas en el reflejo de las olas.

En fin, una verdadera fiesta en la que va terminando esta Primavera para los que miran al cielo u observan como las nubes son moldeadas por los vientos, para los que detectan en el aleteo de una mariposa múltiples posibilidades.

Esta casi colmada estación ha sido tal cual tenía que ser, afortunado quien sepa que en los universos todo es eterna luz oscilando en movimiento.


Un ciclo vital es tu oportunidad de explicar el ser de la manera más creativa y atrevida que puedas imaginar.
Richard Bach

¿ Soy el soñador o el sueño?

¿ Como es pensar sin palabras...? Me suelo preguntar de pies en tierra ya, y mientras respiro las primeras luces de la mañana, floreada de geranios y laureles voy rememorando las Primaveras pasadas, anoto en un imaginario y agradecido cuaderno un recuento de felicidades y tristezas, de buenas fortunas y luminosos caminos secretos por los que transitan las emociones y los pensamientos. Recuerdo mi ultimo sueño, y despierto.


Al abrir los ojos, veo que estoy como de fiesta, pues apenas sin esfuerzo, he cambiado algún mueble de sitio, he retirado más de un obstáculo y he liberado al corazón de aquella egoica vanidad...porque es bueno, y un sano ejercicio, poder decir adiós a las viejas estaciones, romper las cadenas de algunas palabras, ponerlas del revés al derecho, buscar sin miedo a perderse, hallar un nuevo significado...Porque a finales de junio, también la primavera ha de dar paso a un nuevo encuentro, ha de proclamar la canción de las espirales auricas, reagrupar las sillas y las mesas en las terrazas, poner bombillas y banderas de fiesta en los jardines y las plazas, desordenar pensamientos y aligerar el vuelo.


Mientras escribía estos pensamientos y percepciones, escuchaba extasiada el Hallelujah de Leonard Cohen cantado por Rufus Wainwright, la piel vibraba trémula mientras respiraba la Proserpina de su hermana Martha Wainwright, pero las palabras me tenían presa y me senté en una sillita para refugiarme entre las manos de Glenn Glould... las emociones iban ganando terreno a los esfuerzos de la mente por mantener el temple...así que salí a escuchar la música de las olas en la orilla y el canto de las aves en el aire , y quise que mis manos imitaran la danza de la mariposa y su sonido de cascabeleo, así fue, y quise bailar, para que mis pies descalzos bendijeran la tierra, y la tierra supiera de la paz del cielo. Y así ha sido.


Gracias, gracias, gracias, Primavera.