• Angelina' Blog

ÁNGELES METAFÓRICOS

Del lat. metaphŏra, y este del gr. μεταφορά metaphorá.

1. f. Ret. Traslación del sentido recto de una voz a otro figurado, en virtud de una comparación tácita, como en las perlas del rocío, la primavera de la vida o refrenar las pasiones.



METÁFORA: Figura retórica de pensamiento por medio de la cual una realidad o concepto se expresan por medio de una realidad o concepto diferentes con los que lo representado guarda cierta relación de semejanza.

Durante unos años, y antes de que pusieran vallas, puentes de madera y carteles de "Prohibido el paso"en la desembocadura del río Foix, aquí en mi pueblo, y a menos de 10 minutos andando, podíamos acercarnos a estar un rato con los cisnes, las ocas, los patos, las garzas, las gaviotas...en fin...todas las aves fluviales que anidaban o hacían aquí sus descansos antes de partir hacía otros lugares.


"De ahí que, en otros estados de ánimo, ante cualquier situación, cosa grande o misericordiosa que el hombre pueda simbolizar con la blancura, nadie puede negar que, en su significado más profundo e idealizado, trae a la memoria una particular aparición para el alma"
Herman Melville, Moby Dick.

Cada día,

sin excepción ni tardanza, veo a los amantes cisnes volar ante la orilla constante y blanca,

algunas veces al sentirlos tan cercanos,

intuyo que me saben y conocen en la expansión de sus puras alas blancas.

Al llegar el mediodía nos acercamos juntos a la luz del ángelus, mientras nos despojamos de nuestros velos, y las nubes, serenas, se llenan de todos los colores del milagro.

Cada día, este invierno, los cisnes van y vuelven, poblando el cielo con sus pequeñas libertades, transportando entre sus plumas leves y suaves pensamientos.

Y aquí, a unos kilómetros de la prisa y a muchos más del ruido o de los miedos, el mundo se ha detenido para desvestirse de nuevo, no sé si guardar este secreto, o echarlo a volar a los vientos, pues este mundo nuestro... Tan lleno está de hambres, reyertas y requiebros… !

Cada mañana, y a media tarde también, veo a los cisnes volar

¿ Como se que he de elevar la mirada de este o aquel hacer para verlos pasar?

¿Quién cree y sabe que existe el cielo?

Ellos, que habitan la belleza de los místicos paraísos aún sin terminar, ellos son los que me despiertan del fugaz sueño.


Cubelles, invierno-primavera 2010


26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo